25 mar. 2013

Entrevista a GrisOne x MTN World

MTN World:  ¿Quién es Gris?
GrisOne:  Gris es un niño. Tengo 31 años pero es como si tuviera 16 o 17 años. Soy el mismo que cuando empecé a pintar graffiti o al menos eso creo. El Gris de ahora no ha perdido la ilusión porque no quiere crecer. No me gusta la sociedad en la que vivimos, así que prefiero vivir en mi mundo, en el mundo de mis crew (Da Mental Vaporz, Greetings, AYCE, XPLORER, w73), que son mis grupos de amigos con los que me gusta mucho hacer proyectos (paredes, exposiciones, etc…) y viajar con ellos.
MTN:  ¿Por qué empezaste a pintar?
G:  No sé. Encontré unos botes en casa de mi vecino, cuando era pequeño. Los cogí para escribir el nombre de una chica con la que estaba y así poder verlo cuando iba al colegio. Me gustaba que toda la gente pudiera ver que estaba ahí.
MTN:  ¿Y por qué sigues pintando?
G:  Porque me gusta y no tengo otra pasión. Para mí es como boxear, dejo fluir las sensaciones, y es mucho mejor que la lucha (más creativo)
 
MTN:  ¿Cómo definirías tu estilo?
G:  Es difícil. A mí lo que me gusta es pintar graffiti, hacer letras, desde tags, throw-ups, piezas… Mi estilo es mitad graffiti, mitad ilustración. Pero lo que me gusta también del graffiti es lo que no hago yo. El estilo ignorante, el wildstyle…  En mi estilo se mezclan las dos cosas que me gustan: el dibujo y el graffiti.
MTN:  ¿Al acabar una pieza, qué hace al mirarla que sea una gran pieza o que sea una más?
G:  Bueno, aveces no me gusta como me quedan, pero después de pintar tanto, eso es lo de menos, es más importante la experiencia que el resultado. Para mí el resultado no es importante.
MTN:  ¿Qué escritores crees que comparten tu visión del graffiti?
G:  Pienso que son mis amigos quienes comparten mi visión, la gente con la que hablo y con la que al final comparto grupo. Es más una idea que una cuestión de estilo. Compartimos una visión sobre graffiti, arte, sobre los verdaderos escritores de graffiti. Compartimos la misma visión sobre la gente que pinta en la calle después de haber estudiado, y que pintan mucho mejor que los escritores, pero un verdadero escritor ha empezado con un tag, un throw-up, trenes, calle y seguimos pintando aunque sea después en fábricas. No es que piense que la gente que sale de las escuelas sean unos mierdas, no es eso. Simplemente no son escritores de graffiti.
 
MTN:  ¿A qué crees que se debe que la mayoría de la gente pase por una evolución y necesite decir algo más que sólo su nombre? ¿Pasar del hecho de querer que tu nombre se vea y ser conocido al de pintar cosas con más trasfondo ?
G:  Ahora me da igual pintar en la calle, prefiero pintar más tranquilo con mis amigos, hacer barbacoas, pasar buenos momentos… para mí es más importante que poner mi nombre, algo que ya he hecho muchas veces. Si me pones botes en la mano y un tren lo pinto porque me gusta, pero no tengo la misma necesidad que cuando tenía 25 años. Ahora pinto por placer personal, y compartirlo con mis amigos. Tengo muchos amigos, pero la gran mayoría son escritores, y mis recuerdos están asociados a eso.
MTN:  Gris orgánico, técnico y orgánico…
G:  Depende del día, me gusta pintar cosas muy variadas, pero para mí el resultado final es el mismo. Me gusta tanto pintar de una forma como otra. Hoy por ejemplo, he pintado una pieza más técnica aunque rápida, y luego un throw-up plata en las vías, y para mí es lo mismo. Le doy la misma importancia.
MTN:  Paradoja entre colores y tu nombre.
G:  Antes de escribir Gris estuve escribiendo Lime durante 10 años y me pasó que, como a casi toda la gente que lleva tanto tiempo pintando un nombre, tuve ganas de cambiar las letras. Gris me gustaba por las letras y además era un color.
 
MTN:  Exposiciones. Visión entre arte y graffiti.
G:  Yo trato de transcribir lo que hago en paredes y en el día a día. No entiendo la gente que pinta de una manera en la calle y cuando llega a una exposición hace algo distinto. Yo pinto así, no voy a decir que soy un artista. Pinto como pinto en la calle. La única diferencia es que en la galería tienes que enseñar a la gente lo que es el graffiti. Eso es lo que yo intento. Quiero que entiendan que el graffiti no es sólo lo que no les gusta… tumben hay tags y cosas sucias, aunque para mí también sean una forma de arte. La gente no entiende porque pintamos, porque pintamos trenes. Yo intento explicarlo.
MTN:  ¿Tú crees que los escritores que pintan en galerías y hacen algo que no tiene que ver con lo que pintan en la calle, lo hacen por un sentimiento de “el graffiti no está a la altura”? ¿O qué son las mismas galerías las que buscan ese tipo de graffiti?
G:  Creo que no. Simplemente intentan separar ambos mundos. Parece que responda más a la idea de que el graffiti auténtico está en la calle y no es para vender; quieren  quedarse el graffiti para ellos. Ahora lo que pasa es que el street-art, está en todas las galerías y parece muy importante pero, el street-art ha aparecido hace poco. Son gente que sale de escuelas y que saben que pueden hacer mucho dinero fácil, con stencils y esas cosas. Llevan tres meses en la calle y ya se consideran artistas.
El graffiti lleva mucho más tiempo, y hay que explicar a la gente que estábamos desde mucho antes, antes de que hubiese dinero; llevamos unos treinta años pintando gratis. Ahora hay dinero, la gente quiere comprar cosas nuevas. Antes sólo estaba Banksy y alguno más, ahora hay unos 50 pintando así en cada ciudad. Todos quieren dinero y fama.
Yo prefiero quedarme haciendo lo mío. Enseñar qué es graffiti, qué hacemos y por qué. Es una mierda porque se vende mucho bajo esa etiqueta, pero miras los nombres de los artistas y sólo conoces a un 10%, el resto no sabes quiénes son ni de dónde han salido. Cuando empecé hace 17 años, la proporción era inversa.
Ahora hay que decir que no a esta situación. Creo que durante algunos años esto va a seguir igual.
Hay que explicar por qué, si no los compradores nunca van a entender la diferencia. Para mí eso es una mierda. Como un supermercado del arte. Yo no soy Coca-Cola. No quiero que me traten así. Prefiero hacer una exposición al año y que la gente entienda lo que hago y lo que hacen mis amigos. En mis exposiciones hablo de ellos y de la gente que respeto. Están en ella, si te fijas están sus nombres en la pieza de los post-it.
MTN:  ¿La instalación de la maqueta de tren?
G:  Esto lo he hecho para hacer entender. La gente no entiende porqué se pintan trenes. Creen que es una actividad hecha por vándalos en la sombra. Hay que explicar que el graffiti empieza ahí en los trenes y que todos los escritores tenemos que pasar por ahí. Eso es graffiti. No puedes decir que eres un artista de graffiti sin haber hecho eso. No significa que tengas que pintar todos los trenes en todos los países pero sí que, en mi opinión, todos los escritores tenemos que haber pintado alguno. La maqueta la hice para demostrar mi respeto a todos los que lo han hecho. También para decir que hay escritores que llevan más de 10 años pintando trenes, buenísimos y que sólo nosotros los reconocemos, y que hay tontos que son reconocidos por nada.
Esa pieza no está a la venta, compré las maquetas, las pinté y monté todo como un parque de atracciones, para que la gente de cualquier edad pudiese jugar y disfrutar con los trenes.
Para valorar justamente que significa pintar trenes. Lo que le cuesta limpiarlo a una compañía que vende billetes por valor de 120 euros  en un trayecto de unos cientos de kilómetros llevando el tren lleno de gente. Tienen demasiado dinero…
 
MTN:  ¿Qué te preocupa?
G:  Vivo de espaldas al mundo. No quiero saber qué pasa fuera, porque si pienso demasiado me pego un tiro. Yo no tengo televisión, apenas leo periódicos y todo me parece una mierda. No quiero tener hijos porque no sé qué les va a esperar. La situación es una mierda en todas partes. Mis preocupaciones son egoístas. Me interesa pagar mi piso, vivir feliz con mi novia y mis amigos. Mi novia es asistente social así que creo que ella hace la labor social de los dos (risas). Yo no puedo. No quiero hacer la lucha por que sé que quién tiene la última palabra es quién tiene más dinero.
MTN:  Inquietudes.
G:  Viajar, conocer gente, gente real, que valga la pena. Que no sean superficiales y no vivan para comprar cosas de lujo innecesarias.
MTN:  ¿Qué piensas de los escritores más combatientes?
G:  Me gustan los escritores que tienen cosas que decir. Pero no sólo escritores, gente normal que coge un spray y grita lo que piensa en la calle. Hago fotos de todo eso. Me gusta que la gente se exprese. Me gusta la gente como Banksy que ha llegado a tener el poder de que la gente le escuche. O que vende cuadros carísimos a la misma gente de la que se está riendo. O Dran, que tiene un cuadro en que se ve a un hombre admirando un lienzo de graffiti en un museo mientras un escritor de graffiti le está quitando la cartera.
 
MTN:  Gente con la que pintar.
G:  A mí me gusta el trabajo de muchos escritores y si un día coincidimos y son buena gente me gustará pintar con ellos, pero tengo amigos que son “toys”  y que pintan dos veces por año pero con los que pinto muy a gusto, porque me proporcionan muy buenas sensaciones y recuerdos.
Me gusta mucha gente, hay algunos más visibles y otros invisibles, me importan más como personas.
MTN:  ¿Qué es lo que no te gusta del graffiti?
G:  Muchas cosas, pero no quiero hablar del tema. (Risas) Queremos dar las gracias a la gente que hemos encontrado en este viaje, en especial a Musa, Cine, Joe King y Dems.
 
Vía (MTN)

No hay comentarios:

Publicar un comentario