11 nov. 2010

Entrevista a JAone x Supreme

JAone vive por y para el graffiti, es uno de los escritores más prolíficos de la historia del graffiti. Pinta como si se tratara de una lucha. Nacido en el Upper West Side de Manhattan, comenzó a pintar en 1982 y en 1986 empezó como JAone. En 1990, su omnipresencia en los cinco barrios de Nueva York le dió el título de Rey. El mismo título no le ha librado de ser golpeado por la policía y acabar con más de 100 puntos de sutura en la cabeza. Fue procesado por la Ciudad de Nueva York. La MTA y el Ministerio de Transportes pidieron 5 millones de dólares en daños y perjuicios. Con todas las dificultades y los beefs que enfrentan a JAone con el resto de escritores, es reconocido por como uno de los más controvertidos escritores de graffiti de todos los tiemps. Aquí teneis la entrevista que Supreme le hizo:
Supreme:  ¿Por qué empezaste a pintar? 
JAone:  Lo que me llevó a pintar es el misterio que rodea el mundo del graffiti. Todas las personas que creían saber las respuestas típicas no sabían nada de lo que me fascinó. Tuve muchos problemas cuando era niño. Buscaba que la presencia de estas personas me diera esperanza. Los escritores estaban en contra de todo y eso fué lo que me dió esperanza. Una mierda para todos. Podían superar todo lo que querían. Eso es lo que me atrajo del graffiti. Yo tenía que cumplir con los grupos más importantes: AW, IBM, y CIA, los que me habían tomado bajo su tutela, tendría que mostrar lealtad. Creo que entiendo de dónde venían. Es por eso que tomé un montón de escritores bajo mi tutela. Algunos han subido de nivel, otros viven, otros no. Algunos están en la universidad, otros en la cárcel con condenas de 25 años. Cuando era niño y gracias al graffiti conocí a gente que me entiendía y pude entenderlos a ellos. Me di cuenta que me había convertido en la persona que quería conocer.
S:  ¿Por qué elegiste pintar? 
J:  Para dejar de gesticular, esta fué la forma que elegí para hablar. Hablo para mí y para mis amigos y si alguien está en contra de uno de mis amigos, es la guerra. Yo tuve mi corona en la cabeza durante 1990 o 1992 mientras que el resto de los escritores eran de broma. Esto es sólo para que conste, para dejar constancia, ahora ya no representa lo mismo para mí. Me gusta pintar, la mayor parte del tiempo pinto solo. No hay mucha gente en la que confíe. El graffiti me cambió para siempre, pasé seis noches a las 7 para hacer precisamente de la pintura. pierdes toda la vida el amor, porque vas a pintar o pelear con otros escritores y después del trabajo, debes salir a bombardear. Te vuelves jodidamente individualista hasta que estás completamente atrapado por el graffiti. No me arrepiento de nada. Esa es la realidad, sinceramente, acabé con chicas con las que estaba por que no podía dejar de pintar. Me gusta más. Sin ser arrogante, me gustaba presumir de todo lo que podía pintar en una noche. Era lo que ser dos o tres personas podían pintar al mes. Lo que hacía en un mes, era lo que un grupo entero hacía en un año. Internet no cuenta. Voy a seguir pintando donde quiera y como quiera hasta el día en que pierda mis ganas, no sé cuándo será. No importa de todos modos.
S:  ¿Qué es lo más importante para ti? ¿Sigue estando relaccionado con el graffiti? 
J: ¿Por quién me toma? Lo más importante para mi es ser un buen amigo, buen padre, buena madre, buen hijo o buena hija. Ser uno mismo. No me importa lo que la gente puede pensar. No empezé a pintar para hacer amigos, sino porque vi rebeldes reales y me sentía atrapado en una caja demasiado pequeña para mí. Vi que nadie me entiendía y vi a gente pintando graffiti ... "Estás fuera y tu qué?.. estais tan motivados para hacer esto?" "Yo quiero hacer lo mismo tio! "
S:  ¿Cuál es tu principal motivación para continuar pintando?
J:  Lo primero en lo que pienso es en no dejarme coger. Contar con un plan específico y seguirlo. Ser profesional. Me considero un terrorista de los 90. He tenido varios "beefs" y me lo he tomado relativamente en serio, como un juego de estrategia donde tu objetivo es golpear al contrario. Nunca he perdido un "beef" en 24 años. Mis crew me han apoyado siempre, les obligué a salir a pintar. Siempre fue mi culpa, tengo espíritu competitivo por naturaleza y el graffiti corre por mis venas. La diferencia entre mi y los otros es que yo no me voy a quedar en el salón esperando. Si alguien tiene algún problema con XTC, ahí vamos. Si dejas a un lado tu ego y tu nombre, si utilizas un arma.. que te jodan, no tienes nada que hacer. Me encanta salir por la noche, evitar a la policía y seguir el plan.
S:  ¿Cuál es tu influencia de Nueva York? 
J:  La ciudad me impresiona, sin duda. He viajado mucho y Nueva York sigue siendo el mejor destino. Se reúne la diversidad de cada ciudad aquí. Ella me hizo quien soy. Me impresiona cualquier cultura. Todo viene de mi infancia. Tuve unos padres muy liberales y muy inteligentes. Crecí en el crisol de Nueva York, en el Upper West Side de Manhattan. Crecí con los blancos, los negros y los hispanos. Antes de salir de mi barrio no sabía que la gente pensaba de manera diferente. Cualquier niño que se criara en Nueva York en aquella época, ha sabido que era un ambiente depredador. Si usted tenía la mirada de un artista de graffiti o un b-boy, te robaban. Pude destruir aquello en lo que pensaba. Sólo los fuertes sobreviven. Vuelve al día siguiente 
a pegarte, si no lo haces, nadie te va a respetar. Fue bastante difícil crecer en este ambiente.
S:  ¿Cuál ha sido la aventura más loca que has tenido pintando?
J:  Sucedió a principios de agosto de 1990. Estaba pintando en una carretera y se ha disputado por la policía. Los policías llegaron desde el puente de la calle 125 y la 3ª Avenida (por el puente Tri-Borough), estaban a poco más de 100 metros de mí, señalándome con el arma, gritándome que fuera donde ellos.. me acerqué y me tiré al suelo. Los policias comenzaron a golpearme con las porras. El resultado fueron 130 puntos de sutura. Todo esto sucedió mientras estaba esposado con las manos a la espalda. Terminé en el Harlem Hospital y la enfermera me preguntó que qué había sucedido?. La policía dijo que había sido golpeado por un Buick. Yo le dije la verdad y ella dijo que habí escuchado a la policía prepararse una versión muy diferente. Fuí a juicio pero nueve agentes de la policía declararon que fuí golpeado por un coche, ni siquiera estaban presentes durante la detención y mis heridas no correspondían a un accidente de tráfico. Se retiraron los cargos contra mí y eso hizo que perdiese todo el respeto a la policía. Lo que experimenté esa noche es sólo un ejemplo entre muchos de que los negros o los hispanos pueden vivir, el racismo se puede notar cada día. Cuando me cosían estaba en estado de shock, una enfermera rusa me preguntó que qué había echo? y le contesté que estaba acusado de pintar graffiti.. "¿te golpearon por eso?" respondió. En el hospital la policíame preguntó si me gustaba correr de la policia. Le dije que no y su compañero comenzó a golpearme en las costillas. En otras ocasiones posteriores me he alegrado de haber corrido. Las cicatrices no me dolerán más y los policías son unos matones hijos de puta. Estas cosas pueden suceder en cualquier momento y a cualquier persona y no sólo a manos de la policía.


Vía (SNY)

No hay comentarios:

Publicar un comentario